Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Consejos Comunales: ¿instrumentos de control político? PDF Imprimir Correo
21-02-2011 a las 11:25:26

3 expertas en ciencias sociales de LUZ han comprobado que los Consejos Comunales pretenden eliminar las alcaldías y gobernaciones. Sus estudios constatan que son centralizados y prevalece lo ideológico por encima de las necesidades de la comunidad


Nayarith Gutiérrez

  
En Venezuela, pese a la legislación existente, los consejos comunales no han logrado la institucionalización.
Foto: Archivo

La figura de Consejos Comunales se formalizó en 2006 con la promulgación de la Ley que los rige. Se definen como instancias de participación, articulación e integración entre las diversas organizaciones comunitarias, grupos sociales y los ciudadanos, que permiten al pueblo organizado ejercer directamente la gestión de las políticas públicas y proyectos orientados a responder a las necesidades de las comunidades.


A 5 años del reconocimiento oficial de esta figura para la participación social, muchos análisis han surgido para demostrar su nivel de eficiencia en la organización y participación  de las políticas públicas. 


La investigadora del Instituto de Estudios Políticos y Derecho Público de LUZ, Valia Pereira, afirma que los Consejos Comunales representan más una figura de control político que una instancia de utilidad pública: “Los niveles de eficacia de los Consejos Comunales son muy bajos”, afirma.


María del Carmen Vásquez, investigadora adscrita al Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos (Cesa) de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, dice que a través de los Consejos Comunales se establece un modelo político centralizado y de control, que responde a la movilización del voto para el Gobierno.


Katina Urdaneta, profesora de la Facultad de Ingeniería, quien en su tesis doctoral analizó la gestión de proyectos de algunos Consejos Comunales de Maracaibo, detectó pocos logros alcanzados. La mayoría, según dijo, sólo ha ejecutado un proyecto, el de la casa comunal.


Según Urdaneta, esa tendencia demuestra que no han podido superar la etapa de institucionalización. Esto les impide el desarrollo de proyectos que verdaderamente contribuyan al bienestar de la comunidad y a la satisfacción de sus necesidades.


Las investigaciones hechas desde hace más de siete años por estas tres docentes ha permitido la creación de una línea de investigación y el impulso de un programa multidisciplinario denominado “Gestión Local del Desarrollo, Gobernanza y Cultura Organizacional”.

Figuras de participación

 

  
A juicio de Pereira, dentro del esquema de participación se incluye el esquema político.
Foto: Archivo

El cambio político que se inició en Venezuela desde 1999 con el nuevo texto constitucional, el gobierno de Hugo Chávez, se planteó el esquema de democracia participativa en contraposición a la democracia representativa. El propósito del enfoque participativo bajo la democracia protagónica era movilizar las bases sociales y que éstas fueran la fortaleza en la toma de decisiones en las políticas públicas.


En 1999, el Gobierno tuvo una proposición, pero no tenía un esquema de organización.  Pereira dice que  los Círculos Bolivarianos, los Comités de Tierras, el Frente Francisco de Miranda y las Mesas de Agua fueron los primeros ensayos del Gobierno sobre movilización social  y participación de base política, lo cual se aclara en la última Ley Orgánica de los Consejos Comunales, promulgada en diciembre de 2009.


“A medida que el Gobierno avanza, enfatiza el carácter político que aspira para el país, la transformación social, económica y  política que tienda al socialismo. Eso significa una participación dirigida políticamente que sigue siendo para políticas públicas, pero controlada y centralizada para la participación del partido político de Gobierno. La constante del Gobierno de Hugo Chávez se genera para avanzar lo más rápido posible en una organización paralela en el país”, asegura.


De acuerdo al análisis de la investigadora, al esquema descrito obedecen las leyes para el Poder Popular, en especial la Ley de Comunas. “El Gobierno no se atreve a decir explícitamente en esas leyes, que esta organización sustituye y deroga a las alcaldías y gobernaciones”, enfatiza.

Funcionamiento de los consejos comunales


Urdaneta analizó la gestión de proyectos de algunos Consejos Comunales de 3 parroquias de Maracaibo: José Félix Ribas y Altamira Sur Hato Viejo, de la Parroquia Cristo de Aranza; el Consejo Comunal Jesús y Poder Bolivariano de la Parroquia Cecilio Acosta, el Consejo Comunal Ziruma y Llalomar de la Parroquia Juana de Ávila.


El estudio de caso comprobó una escasa participación de la comunidad, ya que la iniciativa nace de un grupo que busca ganar la representación de la mayoría, lo cual se les facilita porque la normativa exige un quórum muy bajo para validar la asamblea de ciudadanos.


También se presenta falta de autonomía en su ejercicio, en vista que su organización, integración y funcionamiento está normativamente centralizado. La profesora Urdaneta confirma que los consejos comunales han funcionado mejor en los sectores donde sus vecinos son profesionales y tienen preparación académica, de lo contrario se presentan precarias prácticas de gestión de proyectos, por la falta de conocimientos en el área, que influye negativamente en los resultados.


En los sectores donde sus miembros son progobierno -en la mayoría de los casos- funciona mejor, mientras que en aquellos donde existe pluralidad, los conflictos son mayores, porque generan enfrentamientos. Otro problema interno que se presenta entre los miembros de los Consejos Comunales radica en que el trabajo es voluntario, sin fines de lucro y las actividades exigen dedicación de mucho tiempo.

Control político


La profesora Vásquez trabaja desde 2003 en el análisis de la formación de consejos comunales de Maracaibo, la Costa Oriental del Lago y Rosario de Perijá. Asegura que según los resultados, los consejos comunales tienen como punto de coincidencia su formación según lo que el Gobierno estaba buscando. “El gobierno pretendía encontrar una organización política que pudiera manejar directamente, tener control y, además, erosionar la competencia en políticas públicas de las gobernaciones y alcaldías”, constata. 


Afirma que el Gobierno le fue quitando recursos a las gobernaciones y alcaldías para dárselos a los consejos comunales. Además, eliminaron los consejos locales de planificación, le quitaron su competencia, aun cuando estas figuras están contempladas en la Constitución.


Los consejos comunales comenzaron a funcionar y recibir recursos, aun sin estar establecidos en una ley. Luego que se legalizó su creación, se organizaron para la ejecución de un proyecto, en su mayoría relacionado con la Casa Comunal u otros proyectos de viviendas. Vásquez asegura que si los consejos comunales hubiesen acometido la política de vivienda del Gobierno, quizás no se tendría el déficit de vivienda que se registra en la actualidad. “Los proyectos que se desarrollaban abarcaban solo el Programa de Sustitución de Rancho por Vivienda (Programa Suvi)”, dijo.


“Se establece el modelo político centralizado y de control que responde a la movilización del voto para el Gobierno. El control político a la comunidad funciona, pero no es garantía de respaldo”, expresan las investigadoras.





Última actualización ( 21-02-2011 a las 12:13:05 )
LUZ te escucha

Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

LUZ en los medios

 

 

LUZ Periódico



 

Notas relacionadas

 

 



images/stories/botones/twitter_logo.jpg

 

 

images/stories/botones/logo_facebook.jpg

 

 

 

images/stories/botones/vimeo.jpg

 

 


Conozca más de...

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir