Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Venezuela es uno de los países que más importan alimentos en toda Latinoamérica PDF Imprimir Correo
07-07-2009 a las 16:27:18

Mercal sólo atiende al 30 por ciento de la población, según el Centro Sociológico y Antropológico. Si Venezuela dejara de comprar comida en el exterior, sólo tendría reservas alimentarias para 4 ó 5 meses.

 

Johandry Alberto Hernández

No hay nada más extranjero en el país que un pabellón criollo. El arroz, la carne, las caraotas, el aceite y otros ingredientes necesarios para la confección de este plato típico nacional se lo compra Venezuela, mayoritariamente, a otras naciones. Lo mismo ocurre  con otros tantos alimentos de la canasta básica.

 

El Informe Económico de 2008, presentado la semana pasada por el Banco Central de Venezuela, reveló que en el país se incrementó 47 por ciento la compra de alimentos a otras naciones; cuando en 2007, el aumento había sido de 26 por ciento.

 

Venezuela destinó, en 2008, 44 millardos de dólares para comprar insumos básicos en el exterior, sobre todo alimentos. Las importaciones venezolanas superan, incluso, a la de países latinoamericanos más grandes como Argentina, que destinó 40 millardos de dólares por el mismo concepto.

 

En la vida cotidiana se percibe más directamente esta realidad. Veamos el ejemplo de un alumno de LUZ. Para levantarse, Julio Moreno programa su televisor, que desde hace algún tiempo funciona como reloj despertador. Se cepilla los dientes rápidamente, combina sus jeans con una franela amarilla de insignia en pecho que dice I love my city y unos desgastados zapatos Nike. Toma su morral Adidas y se unta un perfume gringo. De salida, se come una arepa y se monta en su recién estrenado carro para dirigirse a la universidad.

 

El ritual, tan urbano como rutinario, dura apenas 15 minutos, pero demuestra que el televisor, el jabón de baño, la pasta de dientes, la ropa, los zapatos, el perfume, el celular, la arepa, el carro tienen una etiqueta familiar: Made in… conjuntamente con el nombre la nación de procedencia. Los alimentos y bienes de los venezo lanos provienen del extranjero.

 

En el caso de la importación de alimentos, el BCV ofrece la siguiente explicación en su informe: “Las limitaciones de oferta presentes explicaron en gran parte el nivel de inflación registrado en 2008. El rápido crecimiento de la demanda interna implicó un alto nivel de importaciones, los cuales exhibieron un significativo encarecimiento durante la mayor parte del año”.

 

Oficialmente, se admite que comprar alimentos extranjeros representa una costosa inversión para el país, pero la oferta agrícola nacional de alimentos alcanzó apenas 3,1 por ciento. Si en un caso hipotético las otras naciones decidieran no vender más comida a Venezuela, el país tendría reservas alimentarias sólo para 4 o 5 meses.

 

  
  Según el Ministerio del Poder Popular para la Alimentacion los productos importados son carne, leche, pollo, maíz, trigo, arroz, entre otros. Imagen: Archivo

Según la memoria y cuenta presentada por el Ministerio de Alimentación ante la Asamblea Nacional, los productos importados son carne, leche, pollo, maíz, trigo, arroz, entre otros. Esta semana, el Ministerio de Finanzas informó que sólo en el caso de las importaciones procedentes de Europa, en el primer semestre de 2009, la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) ha autorizado el pago de 1.113 millones de dólares, equivalente al 3,71 por ciento de las reservas internacionales, sólo por este concepto, sin contar las importaciones suramericanas y de otras partes del mundo.

 

Los principales proveedores de alimentos de Venezuela, según reportes del BCV, son Estados Unidos, 30,6%; Colombia, 10,2%; Brasil, 10,1%; México, 5,9%; China, 4,9%; y Panamá, 4,8%.


¿Es Mercal la solución?

 

El Informe Económico emitido por el BCV aclara que las importaciones en el país se destinan para el mantenimiento de los programas sociales que ejecuta el Gobierno nacional como Mercado de Alimentos (Mercal) o la Productora y Distribuidora de Alimentos (Pdval).

 

El Ministerio de Alimentación detalla que 58% de la oferta de comida de la red Mercal durante 2008 provino de las importaciones. El año pasado, la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas (CASA) importó para Mercal 1.071.048 toneladas de alimentos, un alza de 44,4% con respecto a 2007, cuando se importaron 741.581 toneladas de alimentos.

 

En cuanto a Pdval, en 2008, el Gobierno invirtió 2,2 millardos de dólares en la importación de 975.000 toneladas de alimentos, principalmente en productos como arroz, azúcar, leche en polvo y pollo.
Esas cifras contrastan con otros datos más reveladores presentados por el Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos, adscrito a la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de LUZ, que demuestran que estas misiones sólo tienen una penetración real no mayor de 30% en la población venezolana.

 


  
Para la directora del Centro Sociológico y Antropológico de LUZ, Natalia Sánchez, el impacto de las misiones tiene poca efectividad en la población venezolana.
Foto:Vanessa Caldera

 

La directora de ese centro, Natalia Sánchez, explica que el impacto de las misiones tiene poca efectividad en la población venezolana. “Esta sociedad no está partida en chavistas y anti chavistas, sino en tres grandes grupos en términos socioeconómicos: el sector popular, alrededor 60%; el sector más empobrecido, que no tiene ni siquiera acceso a estas redes de distribución de alimentos, alrededor de 15%; y un sector de más 20%, integrado por los estratos A y B, la clase alta en Venezuela”, explica.

 

La alimentación de los venezolanos se sostiene sobre dos grandes pilares: la renta petrolera y la importación excesiva de alimentos a otros países. La dependencia alimentaria del país se asume, oficialmente, a través del BCV y del Ministerio de Alimentación.

La malaya renta petrolera y la arepera socialista

 

“En Escocia se toma whisky porque produce whisky. En Venezuela tomamos whisky porque tenemos petróleo”, sentencia la profesora Sánchez. Para esta especialista, las teorías económicas se levantaron en función de los países cuyos niveles de consumo están asociados a su productividad. “La gente tiene que producir cosas, porque esas cosas se comercian, se venden, se compran, se generan, se guardan, de eso depende el éxito de una nación en aras de solucionar sus problemas de pobreza. En nuestro país, ¿qué producimos?”, se pregunta.

 

“La arepera socialista es posible sólo en Venezuela, en ninguna parte del mundo eso es posible. ¿Por qué acá funciona? Porque tenemos petróleo, que nos da dinero para invertirlo en experimentos”, enfatiza para adentrarse en el tema del rentismo y sus perversiones.

 

En el mundo, existen, al menos, 13 países rentistas. Las demás naciones tienen unos niveles de consumo asociados a su productividad y han desarrollado una gama de bienes y servicios de calidad para sostener sus economías.

 

En Malasia no hay areperas socialistas, pero sí abundante petróleo, como en Venezuela. Uno de los Tigres Asiáticos ha basado el impulso de su desarrollo social por medio de una estratégica administración de sus recursos petroleros.

 

Tal como explica la doctora Isabel Beaulieu, experta en estudios asiáticos de la Universidad de Montreal en su obra El éxito de un Estado rentista: el caso de Malasia, gracias a la renta ha podido perseguir políticas desarrollistas, evitar el endeudamiento y desarrollar sus infraestructuras y sus servicios públicos. La mano de obra agrícola ha disminuido en términos absolutos. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que solamente 11.7% de la población malasia dependerá de la agricultura en 2010, pero sin embargo garantiza su independencia alimentaria.

 

Más localmente, países vecinos como Brasil tienen como política de Estado la seguridad alimentaria de su nación. Según indicadores del Banco Mundial, en 2008, Brasil era la octava economía más sólida del mundo. Es tan dinámica y diversificada, que incluso exporta carros.

 

En una de sus tantas visitas a Venezuela, el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, soltó una solemne broma, tan abismal como las carcajadas que provocó en ese instante: “En mi país hacemos de todo, presidente Chávez, porque no tenemos petróleo”. El chiste sólo reforzó la condición rentista de la economía venezolana.

 

Colombia es un país que sostiene su productividad en gran parte de su desarrollo agrícola. Exporta café, flores y otros insumos. La comercialización y venta de productos alimentarios de Colombia a Venezuela sobrepasa anualmente los 5 mil millones de dólares.

Para que el pabellón sea de verdad criollo

 

Para salir del abismo alimentario venezolano, la profesora Sánchez establece que en primer lugar la agenda política nacional debe girar sobre temas como éstos. “Como universidad invocamos a todos los actores para buscar una salida razonable al problema alimentario del país”.

 

Si Venezuela dinamizó su economía durante toda la era de la colonia y hasta casi mediados del siglo XX en la agricultura, ¿por qué hoy no somos capaces de producir los ingredientes, al menos, del pabellón criollo? La respuesta engendra en sí misma una explicación antropológica: “Es culpa de la histórica y pésima administración de la renta petrolera venezolana”, afirma Sánchez. El desarrollo de un país es complejo y requiere, como se ha visto en otros países hermanos, de coherencia en las políticas progresistas y reales esfuerzos políticos y económicos.





Última actualización ( 02-08-2009 a las 12:46:04 )
Me gusta

Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

LUZ en los medios

 

 

 

LUZ Periódico



 

Notas relacionadas

 

 



images/stories/botones/twitter_logo.jpg

 

 

images/stories/botones/logo_facebook.jpg

 

 

 

images/stories/botones/vimeo.jpg

 

 


Conozca más de...

 

Universidad Global


 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir